Cuento con amplia experiencia en Derecho Penal Económico por lo que los casos relacionados con delitos de estafa son una de mis especialidades. Como abogado he trabajado en multitud de casos relacionados con estafas y fraudes de todo tipo, desde estafas entre particulares, en empresas o en bancos, a estafas por Internet o en la compraventa de inmuebles.

La estafa es el delito económico más común de entre los que atentan contra la propiedad o el patrimonio.

Una estafa implica utilizar el engaño para inducir a error, provocando un desplazamiento patrimonial en beneficio propio o ajeno.

Para afrontar estos casos con la garantía de considerar todos los detalles y establecer la mejor estrategia de defensa es importante contar con un abogado especialista en estafas con súper especialización en Derecho Penal Económico.

Solo con la ayuda de un letrado especialista en delitos económicos se estará en condiciones de remediar el daño sufrido o minimizar la sanción por el daño causado.

Abati, Abogado experto en:

  • Fraudes
  • Insolvencias punibles
  • Delito fiscal
  • Delitos societarios
  • Prevaricación

Asistencia letrada en juicios por estafa

Tal y como se ha descrito, la estafa necesita de una serie de elementos para considerarse como tal. Estos requisitos incluyen que el que comete el fraude tenga ánimo de lucro, que se engañe para llevar a error a otro sujeto y que este realice un acto de disposición patrimonial en perjuicio propio o de terceros. Si no se cumplen estos requisitos, los hechos no serán constitutivos de estafa, tal y como dispone el Código Penal.

Además, cuando se den determinadas circunstancias, descritas en el artículo 250 del Código Penal, la estafa se castigará con pena agravada.

La misión de un abogado especializado en delitos de estafas es asegurar un procedimiento judicial óptimo para los intereses del cliente. La experiencia y el conocimiento del Derecho Penal por parte del abogado es garantía de éxito en un juicio por estafa.

Defensa en delitos de estafa

Aunque se han comentado superficialmente las circunstancias necesarias para que se dé un delito de estafa, en cada caso es importante analizarlas cuidadosamente. De este modo se podrán valorar los matices para una defensa o acusación adecuada en delitos de estafa. Obviamente, aplicando siempre los principios, normas y garantías del Derecho Penal.

En primer lugar hay que señalar que debe haber un engaño previo a la defraudación. Es decir que alguien ha de engañar intencionadamente para lograr su malicioso objetivo. Pero no solo eso, el engaño debe ser bastante e idóneo para que se consiga el fin propuesto. De este modo provocará que el engañado cometa un error y realice un acto de disposición patrimonial en perjuicio propio o de terceros. Es decir, que como consecuencia del engaño causante de error, el engañado disponga de un bien de forma voluntaria.

El engaño puede llevarse a cabo mediante lenguaje hablado o escrito o incluso por gestos, por medio de alguna acción y también por omisión. Y quien comete la estafa ha de tener siempre ánimo de lucro.

Estos son los elementos básicos que tipifican una estafa. Pero hay otras conductas que también pueden constituir delito de estafa y que requieren la actuación de un abogado especializado. Transferencias bancarias no consentidas o la creación o mera tenencia de programas informáticos específicos para fraudes on line. Y fraudes con tarjetas de crédito o débito o cheques.

Asesoramiento jurídico ante fraudes y estafas

Ofrezco asesoramiento jurídico ante cualquier tipo de fraude o estafa. No importa si la estafa se ha producido en el ámbito personal o en el seno de una empresa o banco. Como abogado especializado en Derecho Penal Económico analizaré cada caso para recomendar la estrategia de actuación y las acciones legales más convenientes.

No olvidemos que el Código Penal establece una pena para el delito de estafa de entre seis meses y tres años de prisión. Además, hay que tener en cuenta la cuantía defraudada para posibles agravaciones de pena, tipificadas cuando el delito de estafa se ha cometido por más de 50.000 ó de 250.000 €. Otro criterio de agravación es la reincidencia de quien cometa el delito de estafa.

A pesar de que sea evidente el engaño, no siempre es fácil determinar si este es antecedente, bastante e idóneo, requisitos necesarios para apreciar delito de estafa. Solo un abogado especializado en estafas puede discriminar de forma certera si se dan los citados requisitos en el engaño cometido. Y si los hechos reúnen, igualmente, el resto de los elementos del delito.