Dedicación personal
a cada cliente

Trayectoria
de éxitos

En este despacho
usted es importante,
no un cliente más

abogado penalista económico

Abogado penalista especializado en delitos económicos

¿Quién es Abati?

Rafael Abati es abogado especialista en delitos económisos y en situaciones de insolvencia. Por formación, además de abogado y máster en Derecho Penal Económico, es auditor de cuentas y también ingeniero superior industrial.

Cuenta con una amplia experiencia de más de 30 años en actuaciones judiciales, fundamentalmente en el ámbito penal económico y de la insolvencia, y también como alto directivo en el mundo de la empresa multinacional y de la banca.

Elemento diferencial o ventaja competitiva

Abati conoce muy bien los entresijos de los delitos económicos. A la vez, está familiarizado con las interioridades de los negocios. Por último, pero no menos importante, domina los aspectos técnicos en los ámbitos financiero, contable y mercantil. Todo eso junto configura su principal valor diferencial, o ventaja competitiva, como abogado especialista en delitos económicos.

Abogado de delitos económicos

Rafael Abati, como abogado penalista, está especializado en delitos económicos, como por ejemplo los que se enumeran a continuación:

En suma, en los delitos que se entienden encuadrados en el ámbito penal económico.

especialización en derecho penal económico

¿Quién va a encargarse de mi asunto?

La razón de que Rafael Abati sea selectivo en la aceptación de casos es porque todos los lleva él personalmente y es él quien asiste a las declaraciones y quien asiste a las sesiones de vista oral. Ni sustitutos, ni colaboradores, él personalmente.

Esa es precisamente la mayor garantía de que usted y su asunto tendrán la atención personal y personalizada de uno de los mejores abogados especialistas en delitos económicos: Rafael Abati en persona.

¿A cuánto ascienden los honorarios?

En penal económico, lo que puede resultarle muy caro es afrontar un asunto sin las debidas garantías.
Con Abati eso no va a ocurrir porque contará con la máxima dedicación e implicación de un abogado profesional de máximo nivel, la mejor garantía de la mejor solución para un asunto de Derecho Penal Económico.
Efectivamente, los honorarios de Abati no se caracterizan por ser precisamente los más reducidos. Sin embargo, no resultan costosos porque resultan rentables: su asunto estará en las mejores manos y tendrá las mayores probabilidades de acabar en la mejor solución para usted.

Tres razones para contratar a Abati

1 Rafael Abati es quien va a llevar personalmente su caso.
2 Además de experto abogado penal, Abati domina el ámbito económico, en concreto los aspectos específicamente mercantiles, de contabilidad y finanzas y, por su experiencia anterior como alto ejecutivo en la banca y en la empresa, conoce bien “los dos lados de la mesa”.
3 Es difícil que encuentre a alguien que le vaya a ayudar con mayor conocimiento específico de los delitos económicos, con mayor implicación personal y con más interés por solucionar su problema.

“Conozco bien el ámbito penal y los entresijos de los negocios y lucho por proteger a mi cliente con todos los derechos que la Ley nos proporciona”

Rafael Abati García-Manso

La ejecución no se ha demorado 2,5 años, como parece indicar Serra, sino 15 meses. La mitad.

La firmeza -fecha de la sentencia del Supremo,- fue 5-jul-21.

Bastante también, pero, me pregunto, ¿cuántos escritos impulsando la ejecución ha metido en este ínterin?

Igual, ninguno…

Isabel Serra@isaserras

Hoy, después de DOS AÑOS Y MEDIO desde que recibí la sentencia del TSJM, este tribunal me ha comunicado que comienza a correr el tiempo de condena (e inhabilitación) por haberme manifestado frente a un desahucio.

(Abro hilo 👇🏽)

Es una barbaridad acusar a Montero de abrir una vía de justificación a la pederastia.

No lo es criticarla por expresarse en sede parlamentaria sin el cuidado y el rigor exigible a una ministra.

Arrastrada por su empeño en agitar, como bandera, su versión del consentimiento.

El corazón tiene razones que la razón no entiende. Y manifestarlas es señal de altura personal.

Un gesto en público amable -de cariño, por qué no- hacia el ya anciano y maltrecho hubiera sido un signo de grandeza, de majestad.

Por encima de razones.

Vargas Llosa no lee bien a Javier Marías.

Necrológica laudatoria prima facie. Sin embargo, encierra, a mi juicio, un sordo menosprecio y cierta frialdad algo avinagrada al valorar la altura literaria de Marías.

Mayor que la suya (también en mi opinión, claro).

Cargar más...